Evitar los celos

Creemos que es normal que un niño tenga celos cuando nace un hermano pequeño. Sin embargo, podemos evitar los celos del mayor si somos conscientes de que, muchas veces, somos nosotros los que marcamos las diferencias entre ellos.

Porque vale, sí: los celos entre hermanos son naturales. No hay nada de malo en que los sientan, es una emoción más que hay que aceptar. Pero reconozcamos que los preferimos lejos de nosotros.

Por eso, quiero compartir con vosotros todos los detalles que debemos tener en cuenta para que el hermano mayor no sienta celos ante la llegada de un bebé (te cuento mi experiencia personal aquí):

  • Es necesario hacerle partícipe del embarazo: contarle cómo va transcurriendo, dejarle que elija cosas que haya que comprar al bebé, hablarle juntos, que toque la barriga para que sienta las patadas,…

  • Explicarle lo que va a suponer tener un bebé en casa: vamos a estar más cansados, con menos tiempo para jugar porque hay que atender al bebé, vendrá nuestra familia y nuestros amigos a conocerle.

  • Contarle que, cuando nazca, mamá va tener que estar en el hospital con el bebé unos días (sin echar la culpa al hermano ni asustar por la situación). Necesita saber con antelación cómo va a suceder todo, con quién se va a quedar,… Podemos hacerlo leyendo cuentos o narrando nosotros la historia.

  • No debemos relacionar al bebé con cosas negativas. Todo aquello que no podamos hacer en el embarazo, no es culpa de tener al bebé en la barriga, sino que debemos planteárselo como que podremos hacerlo cuando haya nacido.

  • Es importante hablar de cosas positivas reales: es nuestro bebé y por eso le queremos. Él nos quiere y nos necesita. Nos hace mucha ilusión tenerle.

  • Es imprescindible no crear falsas expectativas sobre el bebé: no es un hermano para jugar. Hasta que eso ocurra va a pasar mucho tiempo. El mayor se desilusionará cuando se de cuenta de ello. Tampoco va a tener que cuidar del bebé: no debemos crearle preocupaciones ni responsabilidades que no son suyas. Mucha gente, sin duda que con la mejor intención, le va a decir ambas cosas y nosotros somos los que debemos contestar para darle seguridad a nuestro hijo: “Qué va, si no va a jugar, sólo va a comer y dormir.”/ “No, se encarga mamá de cuidarlo. “

  • Nunca debemos menospreciar al bebé: es que no sabe hacer nada, es un aburrido… Aunque lo que queramos sea tener complicidad con nuestro hijo mayor, lo que estamos haciendo es situar a uno por encima de otro. Por eso tampoco debemos comparar nunca (“Tú eres más guapo”) ni marcar diferencias entre ellos (“Aprovechando que no está tu hermano”): les causará muchas inseguridades.

  • No hacer gracias que los niños no entienden (quizás porque, si lo piensas, no la tienen), ni permitir que otros las hagan, como decir alguien que si se lleva al bebé, lo tira o pedir que lo regalen. Lo sienten como una amenaza y les da miedo (y es el verdadero motivo por el que muchas veces no quieren que otras personas se acercan al bebé).

  • Es necesario que cada uno de nuestros hijos pueda tener a diario un rato a solas con mamá y con papá (juntos y por separado). Lo ideal es que sea una pequeña rutina para que el peque se sienta seguro y sepa cuándo se va a producir.

  • Si evitamos darle mimos al pequeño delante del hermano mayor, no estaremos enseñándole cómo se trata al bebé: con cariño, con amor, con delicadeza, porque le queremos y se lo decimos. Debemos mostrar nuestros sentimientos, nunca ocultarlos. Por eso también debemos dejar que el mayor bese, toque, juegue, se relacione con el bebé.

  • No etiquetar como celos lo que son necesidades de un niño: sigue teniendo las mismas que antes de nacer el hermano pequeño, aunque nosotros estemos más saturados para verlas. Además, todos necesitamos reubicarnos y encontrar nuestro nuevo espacio.

Los niños no tienen celos si sienten que tienen lo que necesitan. Por eso es muy importante que se sientan queridos y amados, para que crezcan con una buena autoestima y seguros de sí mismos. Si en algún momento tiene celos, demuéstrale que le sigues queriendo sienta lo que sienta. Pero nunca creas que no tienes que mimarle para que se acostumbre a tener menos atención: es mejor darle el doble para que tenga de sobra y no necesite más. Los niños piden lo que necesitan.

Si te ha gustado el post y crees que puede ser útil, te agradezco que lo compartas en las redes sociales y me sigas en ellas: me ayudarás a crecer.

12 comentarios

  1. Me ha encantado. Me lo guardaré para releer y recordar si llega el día.

    • Estoy segura de que, llegado el día, lo harás genial. Y, además, me contarás tú a mí algunas cosas que seguro que se me ha olvidado añadir!

  2. Gracias de nuevo. No te conocía y me ha gustado mucho el post. Creo que en mi peque o se nos escapa algo o está interviniendo algo de carácter. No pensé que entre hermanos de la misma edad pudiera pasar, por suerte su hermano como que pasa un poco y nos libramos de que sean los dos, igual dentro de un tiempo cambian las tornas. A partir de ahora tienes una seguidora más!

    • Hola, muchas gracias! Yo sí te conocía, pero espero a partir de ahora conocerte un poco más. Seguro que me paso más a menudo por tu blog para ver cómo van tus mellizos! En tu caso seguro que todo resulta un poco más complicado que comenzar a establecer una buena relación. Se trata de comportamientos que está adquiriendo y por el que obtiene algo como resultado, por lo que se pueden afianzar. Pienso que lo mejor es adelantarse a que ocurran e intentar evitar aquellas situaciones que sean conflictivas, dedicarle un rato exclusivo a él que forme parte de vuestra rutina y tener mucha paciencia. Los celos son naturales y cómo afronte él las situaciones depende también, como dices, de su personalidad. Mucho ánimo!!

  3. muy bueno!

    a mi me ha sido imposible evitarlos, la mayor adora a la pequeña, pero los celos están ahí….hay que tener mucha paciencia, y darle muchos mimos

    • Gracias! Estoy completamente de acuerdo contigo en lo de la paciencia y los mimos. Seguro que dándole más podrá sentir, poco a poco, que tiene la suficiente confianza en sí misma como para no pensar que tiene que compartir amor con su hermana. Intenta dedicarles una rutina exclusiva a cada una por separado para que sepan cuándo tienen a mamá para ellas solas. Gracias por comentar!

  4. Pingback: Las 10 mejores publicaciones de enero – ¡Mecachis Mama!

  5. Precioso, me lo guardo. Me ha encantado.

  6. No sabes lo difícil que todo esto se me está haciendo en estos momentos….espero que pronto se acabe la pesadilla…Tu ya me entiendes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *