Tu ropa

Hoy he encontrado tu ropa de bebé. Es tan pequeña…

La verdad es que no quería verla. No quería llenarme de nostalgia. Recordar que ya nunca más volverás a ser tan chiquitito.

Pero no he podido resistirlo. He abierto la caja, medio sonriendo, medio acongojada.

La he tomado con cuidado, como si aún estuvieras dentro. La he olido buscando un rastro de tu cuerpo. La he llevado contra mi pecho, cerrando los ojos, la garganta, aguantando la lágrima.

¿Cómo es posible que entraras ahí dentro? Qué hayas crecido tanto. Qué el tiempo pase tan rápido…

Las veces que la miré cuando aún estabas en mi vientre. Las veces que imaginé cómo sería tenerte.

La delicadeza, la ilusión de vestirte con ella.

Ahora ya sólo son recuerdos. No puedo acunar en mi regazo a ese recién nacido que extrañan mis manos. Pero puedo pedir que sean las tuyas las que me den ese abrazo.

Cada día que me exaspere lo pequeño que aún eres, recordaré que fuiste aún más pequeño. Recordaré lo rápido que creces.

Recordaré la fortuna que es tenerte.

(Si te ha gustado, por favor ¿puedes compartirlo? ¡Gracias! Sígueme en las redes sociales o suscríbete al blog)

2 comentarios

  1. Deja sin palabras y casi sin aliento. Precioso!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *