Si yo pudiera

Si yo pudiera, cariño, hacer que nada te doliera…

Con tu manita pequeña, apoyas mi mano en tu cabeza.

Si yo pudiera quitarte así la fiebre, el cansancio, y quedarme con tu dolor, con los virus que una y otra vez te acechan…

Me duelen como agujas las lágrimas de tus ojos. Cada queja, cada protesta, se me clava en mi pecho en lo más hondo.

Si yo pudiera, cariño, hacer que tu risa volviera…

Te refugias en mis brazos, escondida de la luz, del mundo, buscando consuelo en el vaivén que recorre un pasillo sin rumbo.

Si yo pudiera hacer que mi regazo te quitara la pena…

Y me digo que no es nada, que estarás bien de nuevo. Que volverán pronto tu sonrisa, tu fuerza, tus ganas de brillar con tus besos.

Si yo pudiera, mi cielo, hacer que siempre te rieras…

Tengo miedo de que te falte el aire. De no ser capaz de aliviar tu sufrimiento.

Si yo pudiera, cariño, proteger tu vida con mi vida y hacer que nada te doliera…

(Si te ha gustado, por favor ¿puedes compartirlo? ¡Gracias! Sígueme en las redes sociales o suscríbete al blog)

2 comentarios

  1. ¡Que bonito! ¡Que penita dan cuando están enfermos! Aunque luego llegan a esa edad que incluso enfermos son torbellinos también 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *