Portada

Tratemos a nuestros hijos con respeto, favorezcamos una educación emocional sana y hagamos una crianza con apego seguro.

Cuidemos en tribu.


Hay muchos regazos y cada uno ofrece cobijo a su manera.

Porque hay muchas formas de entender la crianza, aunque siempre hagamos lo que creemos mejor para nuestros hijos.

Para mí, un regazo es aquel lugar especial que se convierte en el único en el que un niño encuentra consuelo, donde se encuentra seguro. Quizás ese sea el verdadero motivo por el que siempre porteo, por el que doy el pecho, por el que duermo con mis niños en brazos y en la cama. Porque quiero que siempre encuentren en mí el fin del desasosiego, la calma infinita, la tranquilidad que da el sentirse amado. Lo demás, ya vendrá, ya lo iremos aprendiendo.

Tengo la suerte de contar en mi camino con mi pareja, que me acompaña en este recorrido desconocido y deja que le guíe en cada cambio de rumbo que encuentro (gracias, cariño, por apoyarme también en esto).

Quiero transmitir una visión respetuosa de la crianza contando mi experiencia y mis vivencias con mis hijos. Porque considero muy importante que criemos con respeto y que cuidemos la educación emocional de los niños.

Este blog es mi manera de entender las cosas, de sentirlas. No pretendo que sea la única forma.

Este es mi regazo

No se admiten más comentarios