No lleva pendientes

Es tradición poner pendientes en las orejas a una niña recién nacida. Incluso antes se ponían en el mismo hospital. Pero yo, embarazada, decidí que no lo haría: no pondría pendientes a mi hija.

Antes de explicar los motivos por los cuales tomé esa decisión (y la que creo que cada vez más personas comparten), quiero decir que respeto completamente a las madres que deciden ponerlos. Estoy convencidísima de que lo hacen porque creen sinceramente que es el mejor momento, porque piensan que no les va a doler, o que sí pero que así no tienen que acordarse de ello. Lo hacen porque quieren hacer lo mejor para sus hijas.

Yo también lo quiero, sólo que pienso que el mejor momento para poner pendientes a una niña no es cuando nace. Lo tuve claro desde el principio.

La notaba moverse dentro de mí y sentía que la arropaba y la protegía con mi cuerpo. No quería que nada jamás la hiciera daño. Ya entonces supe que no quería atarla a ningún estereotipo ni condenarla a que tuviera que hacer siempre lo establecido.

Hacerse un agujero en el cuerpo para ponerse un pendiente duele. Puede que pensemos que es momentáneo y tolerable y que no podemos evitarles todos los dolores. Pero yo veo una gran diferencia entre el pinchazo de una vacuna que puede salvar su vida y el que le hace un agujero en una oreja porque es una moda. Con el primero contendré la respiración y sentiré el frío pinchazo dentro de mi corazón. El segundo, el que sólo sirve para que quede estéticamente bonito, lo mantendré alejado de mi hija. Se lo evitaré a una recién nacida que no sabe qué le está pasando, por qué le hacemos ese daño cuando sólo quiere estar plácidamente en tu regazo.

Un pendiente no diferencia una niña de un niño. Creo que es una de las cosas más absurdas que he oído y que no es necesario explicar más porque todos conocemos que tenemos distintos órganos sexuales.

Hay otra cosa aún más poderosa que el dolor para no ponerle pendientes a una recién nacida: la propiedad del cuerpo. Estás eligiendo hacer en el cuerpo de tu hija algo permanente sin su consentimiento. Quizás al ser una tradición tan arraigada, no veamos que el único motivo es cultural. ¿Y si la moda fuera hacerse un tatuaje? ¿O irse poniendo collares que estiraran el cuerpo como las Mujeres Jirafa? ¿Nos parecería igual de normal?

Cuando estaba embarazada, pedimos a nuestros familiares que no le regalaran pendientes a nuestra hija. Sin embargo, una amiga que no sabía nada acerca de nuestra decisión, le regaló unos pendientes pequeños y preciosos.

Me pareció un regalo estupendo. Los cambié por otros iguales pero un poquito más grandes y los guardamos en el cajón de los pijamas. Siguen allí, a su alcance, por si un día decide ponérselos.

Porque yo no estoy en contra de que se ponga pendientes. Puede agujerearse las orejas o ponerse un piercing donde quiera. Pero que se ella la que lo decida, que sea suyo el dolor y la consciencia de lo que está ocurriendo.

No decido yo. Es su cuerpo.

¿Y tú? ¿Le has puesto pendientes a tu hija? ¿Qué piensas al respecto?

Por favor, comparte si te ha gustado.

5 comentarios

  1. Tampoco se los puse, por lo mismo. Yo me los hice con 5 o 6 años por decisión propia y lo valoré y valor mucho. Me encanta tu post. Lo comparto ahora mismo en mi página de Facebook jij

    • Me alegro de que te haya gustado!
      Lo que tú hiciste es lo que quiero para mi hija, que si lleva pendientes sea porq ella lo decida y porque le guste a ella.
      ¡Gracias por tu comentario y por compartir!

  2. Pingback: Mis blogs favoritos de maternidad: 8-14 mayo 2017

  3. Yo no tengo hija, pero no creo que se los pusiera si la tuviera, pienso como tú. De hecho, yo incluso el bautizo lo veo mal… Obligar a un niño a seguir una religión. Aunque lo respeto hasta el punto de que Antek está bautizado porque para mi marido era muy importante… No me gusta, pero bueno… A lo que sí que no lo mando es a la comunión si él no quiere y si decide hacerla será sin “boda” (parecen bodas las comuniones ahora). Y si un día decide que no quiere seguir siendo católico le prestaré toda mi ayuda para que lo consiga (que sé que no es fácil…) Seguro que si escribo un post sobre el tema me pongo de primera en el ránking jajajajajajajaja. Pero la verdad es que no me apetece 😉

    • El otro día me enteré de que hay comuniones civiles: que los niños tengan su fiesta sin ceremonia religiosa… a mí me parece alucinante!
      Por cierto, mis hijos no están bautizados. Pero les apoyaré (como en todo) si un día deciden hacerlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *