La mente absorbente del niño

Hace unas semanas que comencé el curso Montessori en el hogar al que podéis acceder aquí.

La lección de esta semana trata sobre la capacidad que tienen los niños pequeños para asimilar absolutamente todo, para absorber conocimientos. La explicación es teórica pero explicada de una forma muy cercana y con muchos ejemplos.

Aunque sabía que en esta etapa (0 – 6 años) es en la que el aprendizaje se produce con mayor facilidad (y en la que, por cierto, se establecen las conexiones neuronales que determinarán el aprendizaje futuro), desconocía que estas ventanas de oportunidad tenían una clasificación que se conoce como períodos sensibles. Concretamente, el método Montessori los clasifica en cuatro: orden, movimiento, refinamiento sensorial y lenguaje. Es importante conocerlos para favorecer el aprendizaje que se produce en cada uno de ellos pero, sobre todo, para entender la necesidad de experimentar que tienen los niños.

Esa necesidad de experimentar choca muchas veces con nuestras necesidades de orden y limpieza. El método Montessori ofrece ambientes preparados y actividades para evitar ese conflicto. ¡Y estoy deseando llegar a esa lección!

Bei también habla de la importancia de no enseñar algo a los niños cuando no están preparados, de la necesidad de acompañar emocionalmente las rabietas, las crisis de desarrollo por las que pasan los niños en esta etapa y de la importancia de ahondar en un comportamiento disruptivo para saber el problema real del niño que le lleva a actuar de esa forma.

Por último, otra explicación que me ha gustado mucho es la que hace sobre el funcionamiento del cerebro en relación a las emociones de los niños y cómo las neuronas espejo pueden hacer que seamos nosotros los que les contagiamos nuestro mal humor.

A lo mejor te sirven como ejemplo estos dos post antiguos:

Cuando mamá se enfada

Discusiones tontas

Esta semana os propongo que, cuando estéis apunto de desbordaros, os toméis un minuto. Que intentéis cuidar un poco vuestra necesidad de tener el estrés bajo control lo suficiente como para no estallar, para no destaparos emocionalmente.

Bei dice al respecto que es importante que nos cuidemos y tengamos tiempo para nosotros y la verdad es que creo que tiene toda la razón. Si no estamos bien con nosotros mismos, es difícil que lo estemos con nuestros hijos.

Además, os animo a que busquéis información sobre los períodos sensibles. Si encontráis una guía de observación de estos períodos, sería genial si pusierais el enlace en los comentarios, os lo agradecería mucho. Así todos podríamos disfrutar de una información más amplia.

Yo hoy voy a ver el video de la siguiente lección: “El adulto: el cambio empieza por nosotros mismos” y, la semana que viene, te contaré mi experiencia.

Te dejo el enlace del curso por si quieres, como yo, llevar Montessori a tu vida. Hay muchísima más información de la que aquí ofrezco. Además, te recuerdo que puedes usar el código miregazo con el que obtienes 5 euros de descuento.

Enlace al curso “Montessori en el hogar”aquí.

Puedes ver mi experiencia personal con cada una de las lecciones del curso AQUÍ

(Puedes ver todos los cursos que ofrece la escuela Bitácoras aquí)

¿Te animas a llevar Montessori a tu vida conmigo? Espero que sí y que te quedes cerca de este blog. Si te suscribes, te haré llegar más información sobre el blog y mis experiencias.

Por favor, ¿compartes esta entrada en las redes sociales?

4 comentarios

  1. Aquí hay otro, todo un post, no solo el esquema, pero no lo he leído. De todos modos te dejo el enlace por si te interesa.
    http://www.pequefelicidad.com/2017/01/los-periodos-sensibles-del-nino-cuales.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *