Introducción al método Montessori

Hace una semana que comencé el curso Montessori en el hogar al que podéis acceder aquí.

La primera de las sesiones es una introducción al método en la que se habla de quién fue María Montessori y los principios y materiales de esta disciplina. Es un acercamiento teórico y bastante general pero que da bastantes pinceladas sobre su filosofía.

No he podido evitar pensar en todo aquello que podríamos estar aportando a nuestros hijos y que no están recibiendo, así que cada vez estoy más convencida de que quiero llevar el método a mi vida diaria (sólo que necesito ayuda para hacerlo).

Me ha sorprendido que hay muchas cosas que desconocía que fueran principios del método y que procuro hacer como respetarles, ser el ejemplo de lo que quieres que hagan o no utilizar ni premios ni castigos.

Uno de los pilares del método es cubrir la necesidad que los niños tienen del contacto con la naturaleza. La verdad es que mi pequeña quiere estar siempre en el jardín y mi peque grande se altera un montón cuando pasa mucho tiempo dentro de casa. Así que esta semana hemos tenido mucha calle y sí que es cierto que estaban mucho más relajados.

Otro de los principios de los que habla se refiere a explicar el mundo con la realidad, lo cual siempre me ha parecido lo más lógico y natural. Por ejemplo, ahora que está con una infección y tiene que tomar antibiótico, mi peque grande ha aprendido lo que son las bacterias y los glóbulos blancos.

De todo lo que Bei nos cuenta en esta sesión, sobre lo que más he pensado a lo largo de la semana es en que hay que dejar a los niños ser autónomos. Ya el viernes pasado (cuando vi el vídeo) me hice el propósito de dejarles más tiempo para hacer las cosas. Y lo que he comprobado es que me resulta muy difícil esperarles. Al ser más consciente de ello me he podido dar cuenta de la cantidad de veces que mi pegue grande me dice: “No. Lo hago yo”. Y, para ser sinceros, ¡tengo que trabajar mucho más mi paciencia!

Esta semana os propongo que prestéis atención a todas esas veces que vuestros hijos quieren ser más autónomos y que les permitáis serlo, que no queráis terminar antes y que os toméis cinco minutos más para todo.

Además, os animo a que busquéis información sobre el ritmo constructivo de la vida. Es una información muy interesante y que te va a enseñar en qué etapa se encuentra tu hijo.

Yo hoy voy a ver el video de la siguiente lección: “La mente absorbente del niño” y, la semana que viene, te contaré mi experiencia.

Te dejo el enlace del curso por si quieres, como yo, llevar Montessori a tu vida. Además, te recuerdo que puedes usar el código miregazo con el que obtienes 5 euros de descuento.

Enlace al curso “Montessori en el hogar”aquí.

Puedes ver mi experiencia personal con cada una de las lecciones del curso AQUÍ

(Puedes ver todos los cursos que ofrece la escuela Bitácoras aquí)

¿Te animas a llevar Montessori a tu vida conmigo? Espero que sí y que te quedes cerca de este blog. Si te suscribes, me ayudarás a que pueda contarte más cosas

2 comentarios

  1. Yo sí intento dejar que tenga autonomía siempre que lo desea y sí es cierto que a veces acaba con nuestra paciencia de adultos preocupados por los horarios… incluso cuando no los tenemos… Además, como me imita en todo, ahora me dice “un momento, Mamá, un momento, ahora acabo, ¿vale? Acabo ahora y ya voy, ¿vale? Un momento, espera. Ya voy…” Y me he dado cuenta de que es un poquito odioso que te digan esto cuando lo que quieres es que te hagan caso, jajajajajajaja. Cada día tengo más y más claro que son un espejo perfecto y terrible 😉

    • No has podido ser más exacta: “un espejo perfecto y terrible”!!!!
      En mi caso su frase copiada que me pone de los nervios es: “Venga, vamos”. Lo peor es que lo sé, intento no decirlo pero al final, se me escapa un montón de veces…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *