El instante del chupete

Has encontrado un chupete.

Sonríes y lo metes en la boca mientras yo te hago muecas y gracias para seguir tu juego.

Pero, cariño, no tienes ni idea de lo que ese instante me supone realmente.

A veces, en ese instante, te vuelvo a ver en mi mente llorando, con el chupete atrapado dentro de la máscara del respirador y tú intentando echarlo de tu boca.

En ese instante, puedo sentir tu angustia y la mía de nuevo.

Ese instante eterno que tardó la enfermera en abrir la máscara y probar a quitarlo de tu boca.

El doloroso instante de decidir volver a ponértelo de nuevo.

La constante incertidumbre pesarosa.

La certeza eterna de saber al instante que, lo que realmente necesitabas, era mi pecho.

No quisiste más un chupete. Tenías el sentimiento en el recuerdo.

(Ese maldito chupete en vez del consuelo que no llega, los brazos que no se quedan, el canto de mamá que se aleja).

Siento mucho, cariño, que tuvieras tu boca prisionera, tu cara, tu cuerpo entero.

Que te faltara tanto el aire…

Sigo jugando contigo, ajena al instante que hay en mis ojos cuando parpadeo. No quiero aún que sepas que guardo ese otro chupete rosa que nunca fue tu consuelo, que no pudo sustituirme, que simboliza todos mis miedos.

Lo has olvidado.

Y yo respiro. Y me alegro. Y te sonrío. Porque es todo un motivo para hacerlo.


(Te cuento el por qué de este “Pensamiento” en mi perfil de Instagram. Puedes verlo AQUÍ y, de paso, seguirme y quedarte conmigo).

4 comentarios

  1. La verdad es que incluso cuesta imaginarlo, lo duro que tuvo que ser. Me alegra que sea ya solo un recuerdo triste y que ella esté bien y sin ningún recuerdo además.

    • Yo también me alegro de que todo sea sólo un recuerdo triste aunque creo que es algo en lo que aún tengo que trabajar. Ella no se acuerda, pero yo de vez en cuando le explico un poco lo que pasó para que lo tenga interiorizado y lo comprenda

  2. Menudo susto! Esos instantes siempre quedan ahí grabados, suerte que a ellos no les afecta como a nosotros.

    • Desde luego que será algo que no olvidaré. Yo creo que a ellos sí les afecta, aunque no lo recuerdan…
      Por suerte ya pasó todo.
      ¡Gracias por el comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *